viernes, agosto 17, 2012

La Vuelta de La Kléber (¿u otra vez rumores?)



Se escucha por los pasillos de las radios. Se advierte en los baños de las canchas. Los conductores de tv…. No, ellos no saben nada. Se dice que La Kléber Chalá Band, la mejor banda de la historia del Universo, estaría pensando en reunirse.

Ante esta noticia, que supera ampliamente la expectativa de reuniones como la de los Beatles (siempre sin Paul), los Borbotones, o La Mancha de Rolando, los Chalases (como se hacen llamar los “fanáticos” –en el sentido terrorista del término – del Grupo) están colapsando Ticketek, entrando cada dos minutos y medio para ver si la famosa banda de Boedo (barrio de Tango, cultura y San Lorenzo) ya anuncia algún show, a pesar de que hace 4 años los integrantes no se comunican entre sí, ya que a pedido de la Sociedad Protectora de Animales  (WWW) se encuentran detenidos en diferentes penales del país (aunque uno de estos penales fue errado por Messi, pero eso es otra canción).

Hagamos historia. El relato de “Los fabulosos cuatro de Boedo” comienza hace ya ocho años. Eran épocas felices: chicas bonitas hacían topless por las calles, los hombres usaban una cebolla en el cinturón (que era la costumbre en ese tiempo), y en Francia ganaba las elecciones la anarco-izquierda, modo en que llaman en ese exótico país al peronismo. En ese momento, el cuarteto comenzó como un trío, ya que también era lo usual, hasta que en pocas semanas la banda contrató, a préstamo, por un año sin opción, a un temible defensor central de Laferrere para ocupe el mítico lugar de “Bajista” (como le llamaban en esos días).

Luego de la primera canción del primer ensayo, ya todos sabían que se trataba de la mejor banda de la historia. Era indudable. Nada podía malir sal. Luego de eso, siguió lo usual: recitales en Obras, River, Santiago del Estero, Madison Square Garden y etcétera (“Etcétera”, gran lugar de recitales, que queda al lado del Orfeo de Córdoba, esquina Bonpland, que La K.C. Band llenó en numerosas oportunidades).
Pero también, desde 5 minutos antes de formarse la banda, comenzaron los excesos. El tecladista, con su adiccón a los perfumes franceses; el guitarrista y cantante, con su adicción a la fama y los osos de peluche eróticos; el joven bajista con su adicción  a cabecear cordones de vereda; y el apuesto baterista, líder y alma de la banda, con su adicción a Telesur.

Nada de esto podía terminar bien. Pero la banda seguía en ascenso. Tanto, que la Rock and Pop, por un mes sólo pinchaba discos  de los hijos de Chalá. La carrera del Grupo se vio interrumpida por el numeroso tiempo que sus integrantes pasaban en prisión, o acariciando osos de peluches eróticos. Todo se desmadró. Buscaron madre adoptiva, pero luego dos de ellos se casaron con ella, lo que ocasionó orgías y la separación de la banda.

No obstante, hoy, después de tanto tiempo y éxitos jamás olvidados, un rumor recorre las calles… Vuelve el MID de Frondizi… Pero también se escucha, se siente, se palpita, las negociaciones para la vuelta de la mejor banda del mundo, y de la Kléber también.

miércoles, diciembre 13, 2006

PROPUESTA INDECENTE

V dice:
che, te voy a decir algo y es tu última oportunidad
Z dice:
dime
V dice:
tiene que volver la Kléber
Z dice:
increíble
V dice:
si no, vamos a conseguir a otro guitarrista
Z dice:
hoy estaba pensando en eso
Z dice:
sí, va a ser como la reunión de lo bitles
V dice:
o de los Borbotones
Z dice:
dicen que se estarían por reunir, pero sin pol macarni
V dice:
claro, se complica con los que están vivos
Z dice:
bueno, eso
Z dice:
y cuándo? la semana que viene?
V dice:
Va a ser el último ensayo del año, para despedir el año de éxitos de la banda
Z dice:
jaja
Z dice:
sí, fue el año más exitoso de nuestra carrera
V dice:
si, yo puedo siempre, menos jueves y viernes
Z dice:
ah, puto, la semana que viene tenía que ser jueves o viernes
V dice:
maldición
Z dice:
cud bi in de wiquend
V dice:
yes, saterdey
Z dice:
uh, están pasando el tema de clelia
V dice:
o viernes tipo 9
Z dice:
bueno, voy a tantear a los demás integrantes
V dice:
siempre que decís eso no quieren
Z dice:
a rafa lo veo difícil, pero capaz que hacemos trío y tocamos rocanrol
Z dice:
sí, andrés siempre quiere
Z dice:
y yo me cuelgo
V dice:
bueno
V dice:
no te cuelgues, hace mal al cuello
V dice:
y psicológicamente no es lo mejor
Z dice:
bueno
Z dice:
voy a ver qué puedo hacer
V dice:
oki dokey
Z dice:
toquemos algo de pappo
Z dice:
dale, dale
Z dice:
total, no hay peligro de que lo matemos otra vez
V dice:
esta vez sí se va a revolcar en su tumba
V dice:
yo quiero tocar una que sepamos todos, de los Sultanes
Z dice:
creo que se mató para poder revolcarse en su tumba
Z dice:
cuál?
V dice:
pluma gay
Z dice:
estoy saliendo con un chabón?
Z dice:
ah, bueno, dale
V dice:
apa
Z dice:
más moderno
V dice:
esa también
Z dice:
bueno
Z dice:
y es la guitarra de lolo
V dice:
que fue la frase de un momento
Z dice:
claro
Z dice:
y algunos clásicos, para mantener contento al público
V dice:
claro, no puede faltar la lambada
Z dice:
obvio
Z dice:
ya me estoy motivando, eh
V dice:
y, es la banda más grande después de la del loco ese de Astor Piazola
V dice:
ese que rompía instrumentos
Z dice:
pero por favor! eso no es tango!
V dice:
Y sí, así sos vos, peronista y antipiazolista, seguro que sos de river
V dice:
Vos tendrías que votar al MID
V dice:
ojo que vuelve
V dice:
pero sin Frondizi
V dice:
Bueno, vuelve la Kléber
V dice:
y a la mierda

martes, febrero 07, 2006

Los hijos de Kléber Chalá

Esto somos, amigos. Esto y nada más. Apenas una banda excepcional, acaso la mejor del mundo (¿pero es que debemos pagar por eso?), apenas un glorioso regocijo para el castigado oído de los argentinos. ¿Por qué, entonces, el ensañamiento de la prensa, de los mercaderes de la desinformación con este humilde grupo de hombres que no hace más que dar felicidad a un país entero? ¿Por qué se nos acusa cruelmente de producir más material escrito que sonoro? ¿Acaso cantidad es igual a calidad?

La Kléber Chalá Band no ha desaparecido, no ha dejado de existir ni mucho menos. No nos han vencido. Lo que ven, lo que sienten, es la larga calma que antecede a la tormenta. Lo que se viene es una tormenta de talento, de música, de alegría, como sólo una banda en el mundo puede lograr. No, claro que no es U2, no son los Rolling Stones. Ustedes saben que es la K.C. Band (pronúnciese: "kéi ci band").

Nada nos va a detener. Somos los hijos de Kléber Chalá y de su imagen mana la fuerza que nos impulsa a seguir adelante, conquistando nuevos horizontes, ganando nuevas batallas, abriendo fronteras.

No desesperen, compañeros. Volveremos, y seremos trillones.

viernes, junio 10, 2005

Son rumores, son rumores

Como es nuestra costumbre, en esta página nos hacemos eco y le damos difusión a las versiones más increíbles y las informaciones menos veraces. Así es que te contamos, lector, que empiezan a correr rumores sobre una nueva reunión de la Kléber Chalá Band. Sin embargo, tras correr 200 metros, toda una vida de excesos les pasa factura y se ven obligados a detenerse (merece un "cuac").

Otros rumores más jóvenes no se dejan vencer tan fácilmente y auguran, junto con las reuniones de Almendra, Soda Stereo, Los Redondos (sin Skay), Seru Giran, Hermética, Sumo, Los Beatles (sin Paul McCartney) y The Police, el prometido y promisorio reencuentro de la gloriosa banda de Boedo (barrio de tango, cultura y San Lorenzo).

Aun cuando todavía la reunión no está ni por lejos confirmada, ya hay multitudes de fans que hacen interminables colas en todos los lugares en los que sospechan que se pueden llegar a vender las entradas para presenciar tan esperada reaparición. Ante la magnitud del evento, la mayoría de los fans intuyen que el recital se realizará en el estadio de River Plate, y así fue que, el pasado lunes, el Monumental de Núñez se vio desbordado por más de 15.000 fieles, impacientes y violentos chalases (como ellos mismos se hacen llamar), desesperados por asegurarse un lugar en este acontecimiento histórico.

Algunas versiones sostienen que un porcentaje de los 15.000 inadaptados buscaban, en realidad, sacar entradas para el partido entre Argentina y Brasil. Sin embargo, el desolador paisaje del estadio casi vacío que se vio el miércoles a la noche, demuestra que, si había gente buscando entradas para el partido, no eran más de 200 ó 300 nerds.

Los miembros de la banda no han formulado declaraciones. De hecho han estado escabuyéndose con corridas, disfraces, pelucas, anteojos oscuros, vidrios polarizados y órdenes judiciales de restricción, de la prensa que los ha hostigado incansablemente durante las últimas semanas. Aunque fuentes cercanas a la banda no descartaron la esperada reunión, se sabe que todos ellos se encuentran enfrascados actualmente en otras actividades y otros proyectos. Se comenta que algunos de los integrantes estuvieron involucrados en rotundos fracasos empresariales en el área de medios (uno de ellos, víctima de una crisis económica y psíquica, se habría comido las cuerdas de su instrumento en un guiso de pajarito). Tamaño fracaso los habría hecho recapacitar sobre su verdadera vocación y los haría volver a aquéllo para lo que son verdaderos genios sobrehumanos. O también es posible que vuelvan a la música.

Otro (el tecladista), tras una temporada de reclusión y contacto extraplanetario en el Cerro Uritorco para recuperarse de cierta adicción a la ingesta de perfumes franceses, volvió a la gran ciudad para incursionar en el comercio minorista de autopartes en la calle Warnes, actividad que le reportó otra temporada de reclusión, esta vez en el Penal de Olmos. Pagada su deuda con la sociedad, tras una experienca que le sumó nuevos tatuajes y enfermedades infecciosas, está de vuelta para maravillarnos con sus dedos de oro sobre el teclado.

Finalmente, se comenta que el tan mentado nuevo bajista de la banda no habría existido nunca, puesto que nadie parece recordar su cara y no hay registros sonoros de su performance. Hay quienes cuentan que un joven de Villa Pueyrredón fatiga las calles del barrio en las noches de luna llena, asegurando ser el misterioso músico, lo que le ha valido numerosas y justicieras golpizas de parte de los fieles, impacientes y violentos fans de la banda.

En conclusión, chalases, a no desesperar, que la Kléber todavía puede volver. No se sabe cómo, ni cuándo... ni por qué, pero puede volver.

viernes, marzo 11, 2005

viernes, febrero 11, 2005

VERDADES Y MENTIRAS DEL REGRESO DE LA KLÉBER

La Kléber volvió (léase artículo abajo). Pero ¿Por qué tuvo que volver y no tan sólo continuar?. Según fuentes cercanas a la banda (o sea, la misma banda), el impasse se debió al archiconocido problema de adicción al perfume francés del tecladista. Luego de varios meses (varios)internado en la comunidad "La cabaña del Tío Tom" donde se promueven los valores de una niña llamada "Heidi", el alcohólico músico aprendió nuevos valores morales y a multiplicar y dividir. Esto abrió nuevos horizontes en su oscura existencia y decidió levantar el teléfono, y al darse cuenta lo que valía la llamada desde Suiza a Buenos Aires, decidió enviar un mail a sus viejos compañeros de ruta.
Se dice que el guitarrista leyó el mail en un bar londinense, donde tocaba todas las noches ha cambio de favores sexuales. Se puso a estudiar el apasionante idioma alemán y retornó al país que lo vió nacer para ponerse a disposición de su novio y de la banda.
El baterista en un principio se negó a aceptar la propuesta de ensayar en una sala que no fuera la de Boedo (barrio de tango, cultura y San Lorenzo), pero ante las amigables charlas de conciliación, más el matón que el guitarrista envió a romperle las rodillas si no aceptaba, lo llevaron a decir el tan preciado "sí, quiero". Además, el matón lo obligó a dar el visto bueno para que él tocara el bajo, y con el frío metal del caño de la Colt .38 en la sien, dijo "sí, sumate que está todo bien" en prefecto griego.
Y así fue que los fabulosos cuatro pusieron en marcha nuevamente el motor de la mejor banda del mundo, que regresó para devolver la felicidad al pueblo, ya que le había sido robada por el tecladita para comprar costosísimos perfumes.
Por lo poco que trascendió (Clarín, viernes 11 de Febrero) el ensayo fue una obra de arte, la perfección como es costumbre estuvo presente todo el ensayo, pero después la vinieron a buscar para tomar un Gin Tonic, y se tuvo que retirar. Se recorrieron temas como "El Ska-38", "Ballenas", "El León", "Basta Ya!" y el infaltable super éxito "Tío Sam", entre otros.
La nota de color, la dió el nuevo bajista, el cual fue agredido a golpe de platillo por el baterista, cuando el nuevo "Chalá" tuvo la imprudencia de sentarse. El Hospital Fernández, no quiso admitir que el novedoso integrante se encontraba internado allí, aunque existen fotos que lo comprobaría (Indomables, América, viernes 11 de Febrero).
La alegría regresó, y busca desesperadamente a la música, pero La Kléber volvió y lo hizo para sentarse.

El regreso del año

Cuando a una banda le llega el tiempo de su madurez, generalmente debe pasar primero por un período de oscuridad, dolor y genuflexión*, donde el horizonte se vuelve borroso, las noches, turbulentas, y la cerveza, vinagre. Las historias se repiten por doquier, los ejemplos abundan... y no dejan de abundar.

Así, como tantas otras agrupaciones musicales, la Kléber Chalá Band tuvo su período negro, de oscuridad, keynesianismo y dolor; y finalmente logró salir a la luz, empezar una nueva etapa, alcanzar la madurez, comenzar a trabajar en nuevos proyectos, nuevas y revolucionarias ideas, enormes panzas multicolores.

Ayer, jueves 10 de febrero de 2005, la Kléber Chalá Band volvió a escena. Con cambios, con muchos cambios que iremos detallando a lo largo de esta crónica, pausada, minuciosamente, para que el lector no se pierda de nada.

En primer lugar, un viejo anhelo de la banda se ha hecho realidad: por primera vez (léase: segunda), la banda contó con un bajo, magistralmente ejecutado por un misterioso y deconocido personaje que se apersonó en la casa de uno de los integrantes de la banda, comió sus milanesas y su puré de patatas y se autoproclamó "el nuevo bajista de la Kléber Chalá Band". Ante su ímpetu, decisión e intimidante porte físico, la banda decidió aceptarlo. Con buenos resultados, de todos modos, aunque con un estilo que generó polémicas. Cuentan quienes tuvieron el privilegio de presenciar el ensayo, en una sala en la que no había nadie más que los músicos, que por momentos, este exótico bajista... se sentó, tocó sentado. Esto, lógicamente, provocó la ira del sentado baterista, que igualmente debió reprimirla, intimidado ante el ya comentado porte físico del misterioso bajista.

El paro de subtes y el consecuente caos de tránsito que asoló a la ciudad, impidieron que el tecladista estrella de la banda se presentara a horario para el ensayo. Esto inspiró a los muchachos para componer un tema contra los paros, los piquetes y todas las formas del egoísmo y la putrefacción moral. Sin embargo, esta inspiración no fue aprovechada y se perdió en el frío de la noche porteña. Así que no hay temas nuevos.

Lo que sí era nuevo era la sala. Dejando atrás la gloriosa salita de Boedo (barrio de tango, cultura y San Lorenzo) que los vio nacer, los chalases se mudaron al coqueto barrio de Caballito, más acorde con su actual poder adquisitivo, fruto del éxito musical que los coronó durante el año pasado. La nueva sala contaba, para inmensa alegría de los músicos, con luces de colores que podían ser reguladas por los propios ejecutantes, creando bellos efectos sobre la percepción, y desbordaba de alegría al baterista, ya que los artefactos lumínicos dibujaban sobre la húmeda pared los colores del club de sus amores.
Como si no hubiera pasado nada, La Kléber Chalá Band ha regresado, y por ahí, existe alguna posibilidad que sea para quedarse. Me voy, chau.

viernes, noviembre 12, 2004

Horror

Nos vemos en el desagradable deber de comunicar una noticia que nos llena de tristeza, de vergüenza ajena, de caspa y de seborrea. En fecha todavía no precisada, miembros de las organizaciones internacionales del crimen enquistadas en el poder mundial habrían secuestrado a un familiar de un integrante de la Kléber Chalá Band. Lo más terrible del caso es que el secuestrado habría sido devuelto cuidadosamente trozado en 124 partes, para horror del músico involucrado y de todos los que lo quieren bien.

Los miembros de la banda prometieron sumir a las naciones sospechadas de este deleznable acto criminal en un baño de sangre sin precedentes. El comunicado emitido por el portavoz de los músicos de la salita de Boedo (barrio de tango, cultura y San Lorenzo), promete "descuartizar hasta la desintegración a todos y cada uno de los culpables de la brutal ofensa de la que hemos sido objeto".

En otro orden de cosas, la banda prepara su nuevo material: un disco de dulces y alegres canciones que -prometen- hará las delicias de grandes y chicos. ¡Lo esperamos con ansiosa ilusión!